Главная Обратная связь

Дисциплины:






Modelos de discurso



 

Considerado globalmente, el texto presenta la forma de un discurso literario oral. La presencia de un recitador que se dirige a su auditorio se evidencia frecuentemente en fórmulas orales: “bien oiréis lo que diría” o en verbos en segunda personal: “veriedes (veríais) gozo tanto”

En segundo lugar, es muy notable el equilibro entre narración, descripción y diálogo, así como la ausencia de elementos expositivos y argumentativos. El autor se maneja perfectamente con la acción del relato, sin necesidad de añadir argumentaciones fuera del relato mismo.

Por último, hay que valorar la minuciosidad, el detallismo y la plástica del texto, tanto en narración, como en descripción o diálogo.

 

g. La lengua del poema

 

Destaca por su claridad, lo que es lógico porque los oyentes del poema eran normalmente analfabetos. Los rasgos del texto tienen que ver con la transmisión oral del poema:

§ Frecuentes llamadas a los oyentes

§ Expresiones exclamativas

§ Paso constante de la narración al diálogo en estilo directo.

§ Extraordinaria libertad con que se emplean las formas verbales.

§ Uso de aposiciones y de epítetos épicos que sirven para engrandecer a los héroes. La mayoría de estos epítetos épicos se dedican al Cid: el que en buena hora ciñó espada, el que en buena hora nació, el de la luenga barba, el que Valencia ganó…

§ Frecuentes paralelismos, que ayudan a la memorización por parte de los juglares.

§ Disposición de palabras y elementos en grupos de dos (bimembración): moros y cristianos, burgueses y burguesas, con lumbres y con candelas.

§ Amplísimo vocabulario especializado, en temas como la guerra y el derecho.

§ Incorporación de gran cantidad de arabismos.

§ Precisión y abundancia de cuantificaciones referidas a tropas, dinero, caballos, tiempo…

§ La abundancia y coherencia de los topónimos, que refuerzan el verismo del relato.

 

Respecto a al métrica, los 3730 versos del Cantar se agrupan en series de versos, o tiradas, de desigual extensión, con la misma rima asonante. Los versos son irregulares, esto es, sin medida fija, y están divididos en dos partes, o hemistiquios, por una fuerte pausa intermedia, o cesura, que suele representarse con una separación central. El hemistiquio más frecuente suele tener ocho sílabas, aunque los hay de muchas otras medidas. La asonancia no siempre se respeta, a veces se logra mediante la adición de una /e/ llamada paragógica.



 

 

3. EL MESTER DE CLERECÍA

3.1. EL MESTER DE CLERECÍA

El nombre de mester de clerecía procede de la introducción del Libro de Alexandre (s. XIII), que además de ser una declaración de oficio intelectual ofrece un resumen de las principales características de esta escuela literaria:

Mester traigo fermoso, non es de joglaría,

mester es sin pecado, ca es de clerecía;

fablar curso rimado por la cuaderna vía,

a sílabas contadas, ca es gran maestría.

 

Esta estrofa del Libro de Alexandre (primera obra de la corriente, compuesta hacia 1225) define la nueva escuela poética. El poeta presenta su obra diciendo que es mester de clerecía, es decir, un menester o magisterio de clérigos, una enseñanza de sabios. Como tal, el poema muestra el lenguaje de los letrados, muy elaborado; eso lo hace hermoso y sin pecado, esto es, sin errores ni equivocaciones, en referencia a la atención métrica con que se crea el verso. Este cuidado hace que su estilo sea el opuesto al de juglaría, que procede del pueblo.

Tal actitud se concreta en una nueva poética, descrita en los versos 3 y 4; se trata de componer un curso rimado por la cuaderna vía, es decir, el objetivo está en lograr cláusulas rítmicas por medio de cuatro secciones (por vía de cuaderna), o lo que es igual, “por el método de distribuir en grupos de cuatro unidades, o cuatro versos, los componentes del poema”. Esto debe realizarse cuidando la composición del verso: a sílabas contadas, con la regularidad métrica de que carecen las composiciones difundidas por los juglares.

 

3.2. CARACTERÍSTICAS DEL MESTER DE CLERECÍA

 

1) Los autores del mester de clerecía eran “clérigos” cultos.

Los textos que escribían demuestran que tenían grandes conocimientos retóricos, poéticos, histórico-jurídicos, teológicos, y la lengua de sus textos, rica en cultismos y latinismos sintácticos y prosódicos, es , sin duda, el resultado de estudios académicos normalizados. Todos ellos eran “clérigos”. El término designa en la Edad Media a esa clase privilegiada constituida por quienes han sido instruidos, quienes saben latín y son doctos, sean religiosos o laicos.

 





sdamzavas.net - 2020 год. Все права принадлежат их авторам! В случае нарушение авторского права, обращайтесь по форме обратной связи...